Miércoles 16 de septiembre de 2020
Entrevista a Emilce Moler - “La Noche de los Lápices”

En el marco del ciclo de entrevistas que venimos desarrollando desde la Universidad Nacional Guillermo Brown, tuvimos el honor de dialogar con Emilce Moler, sobreviviente de “La Noche de los Lápices”. Emilce Moler es profesora en Matemática por la Universidad Nacional de Mar del Plata, Doctora en Bioingeniería por la Universidad Nacional de Tucumán y Magíster en Epistemología.

Cuando tenía 17 años, fue detenida y desaparecida. Al recuperar su libertad, se radicó en la ciudad de Mar del Plata.

“Recién con la llegada de la democracia se le puso el nombre de “La Noche de los Lápices” a aquel episodio trágico y nefasto que nos marcó la vida. A partir del 1985 o 1986 que se lo empezó a denominar así. Además de La Plata, cada ciudad tuvo su Noche de los Lápices. Yo trato de hacer el homenaje a todos ellos, los y las estudiantes que sufrieron también tantas atrocidades”, relató.

En relación a su experiencia en la cárcel, contó que “nunca se me ocurrió que no fuera a terminar el secundario porque estaba presa. Yo pensaba: voy a quedar libre de todas las materias, cuando en realidad me estaba jugando la vida. No tenía noción. En la cárcel de Devoto tuve mi primer contacto con las Matemáticas. Era una manera de evadirme de la realidad. Tener la cabeza ocupada, y poder sentir que pensás. Y además, era un poco de libertad. La única herramienta de libertad que siempre supe podía tener era el conocimiento.”

A propósito del rol de las ciencia y la tecnología temarcó que “no hay ciencia comprometida, sino científicos comprometidos”.
“Hoy, nuestras vidas están dependiendo de un descubrimiento científico”, remarcó en referencia a las investigaciones en torno al Covid19.

Acerca de la Noche de los Lapices...


Se cumplen 44 años de la trágica “Noche de Los Lápices”. El 16 de septiembre de 1976, se llevó a cabo en la ciudad de La Plata, un operativo conjunto de efectivos de la Policía Bonaerense y del Batallón 601 de Ejército para capturar a 9 jóvenes que tenían entre 16 y 18 años. En su mayoría eran integrantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), y reclamaban por el boleto estudiantil secundario gratuito.

La memoria acerca de esa noche nefasta ocurrida en la época más oscura de nuestra historia , debe ser una oportunidad de reflexión y conciencia acerca del valor del conjunto del movimiento estudiantil de sus resistencias y sus luchas en defensa de los derechos humanos, el derecho al acceso a la educación pública de calidad y la vida en democracia.